The advance of monkeypox: What to do when it arrives in Mexico?

The advance of monkeypox: What to do when it arrives in Mexico?


La viruela del mono no se detiene y sigue extendiéndose por el mundo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta el momento hay más de 250 casos confirmados y sospechosos en al menos 16 países; México, seguramente, se sumará a la lista. La enfermedad es endémica de la zona central de África, pero se ha esparcido en naciones como Australia, España, Francia, Canadá y Estados Unidos. Sólo es cuestión de tiempo para que llegue a México, coinciden científicos consultados por Expansión.

Síntomas de la enfermedad ¿Es mortal esta enfermedad?

“Cuando se presenten casos en nuestro país, es importante tener en cuenta que ya existen vacunas y medicamentos antivirales para tratar esta enfermedad, además de que no es tan contagiosa como el covid-19”, comenta Ramón Antonio González García-Conde, profesor-investigador en el Centro de Investigación en Dinámica Celular, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM). El tiempo de incubación de la viruela del mono puede oscilar entre 5 y 21 días, después sigue una etapa de 1 a 3 días con síntomas que incluyen fiebre, dolor de cabeza intenso, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor de espalda, mialgia (dolor muscular) y astenia intensa (falta de energía), de acuerdo con lo explicado por la OMS, en su sitio web. “La etapa febril es seguida por la etapa de erupción cutánea, que dura de 2 a 4 semanas. Las lesiones evolucionan de máculas (lesiones con una base plana) a pápulas (lesiones elevadas, firmes y dolorosas) a vesículas (llenas de líquido claro) a pústulas (llenas de pus), seguidas de costras”, agrega la OMS. Existen dos grandes tipos de viruela del mono: la que ahora se ha expandido es la menos severa, afortunadamente. De acuerdo con González García-Conde, cuenta con un grado de mortalidad de alrededor del 3%. Es clave recordar que, en México, la mortalidad por Covid-19 ha sido del 8%, en promedio. “El sector salud federal en México ya se encuentra al tanto de la situación, en el sentido de que pueda hacerse la vigilancia epidemiológica y atender los casos de viruela del mono cuando se presenten. Algunos países ya están trabajando para asegurar un número suficiente de vacunas con el fin de poder contener el brote epidémico”, platica González. A diferencia del covid-19, en que pacientes con diabetes, hipertensión u obesidad corren más riesgo de presentar cuadros graves por la enfermedad, en el caso de la viruela del mono este grupo de personas no es el más susceptible. “La viruela del mono se tendría que valorar caso por caso. Aunque sí se sabe que los niños menores de un año y las personas mayores de 75 años son más vulnerables a este tipo de infecciones”, aclara González.

¿Hay vacuna contra la viruela del mono?

La humanidad cuenta con otra ventaja adicional para combatir esta enfermedad: su similitud con la viruela común, un padecimiento que ya se combatió con éxito total desde hace algunas décadas. Se ha demostrado que la vacuna contra la viruela común cuenta con una eficacia del 85% en la prevención de la viruela del mono, según la OMS. En consecuencia, gran parte de la población global ya se encuentra protegida. “La viruela es la única enfermedad que ha sido erradicada en el mundo, gracias a una vacuna muy efectiva que se utilizó por mucho tiempo; 1976 fue el último año en que se usó, y en 1980 la OMS declaró la viruela como la primera enfermedad viral erradicada completamente”, explica Susana López Charretón, investigadora del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Esto quiere decir que las personas mayores de 46 años que tienen una cicatriz hundida en la parte externa del brazo (entre el codo y el hombro) pueden sentirse tranquilas, pues esa marca, cuenta Susana López, se debe a la inyección recibida contra la viruela.

Read:  WTA Finals 2021 - Muguruza, champion of the 'Maestras' tournament
¿Cómo se transmite la viruela del mono?

La viruela del mono es una zoonosis, es decir, una enfermedad transmitida de animales a humanos. Los casos suceden normalmente cerca de selvas tropicales donde hay animales portadores del virus. Según la OMS, se han evidenciado casos de infección por el virus de la viruela del mono en animales como ardillas, ratas de Gambia, lirones y diferentes especies de simios. “La transmisión de persona a persona es limitada, y la cadena de transmisión documentada más larga es de seis generaciones, lo que significa que la última persona infectada en esta cadena estaba a seis eslabones de distancia de la persona enferma original. Puede transmitirse a través del contacto con fluidos corporales, lesiones en la piel o en las superficies mucosas internas, como en la boca o la garganta, gotitas respiratorias y objetos contaminados”, especifica dicha organización. Lo anterior nos conduce a otro punto a favor: los métodos preventivos de lavado de manos, permanecer en espacios poco concurridos y uso de cubrebocas, mundialmente practicados a causa del covid-19, también son efectivos para contener la viruela del mono. Sin embargo, en el caso de esta última enfermedad es especialmente preciso evitar contacto con ropa o sábanas usadas por las personas contagiadas, porque en la tela pueden quedar grandes concentraciones del virus, dadas las heridas causadas en la piel. “Con este virus podemos echar mano de todo lo que conocemos de viruela humana para poder controlarlo. Debemos tener el cuadro clínico bien presente, para cuando haya un caso sospechoso inmediatamente aislarlo y así evitar contagios”, recomienda Paola Castillo Juárez, profesora-investigadora de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

La transgresión de los ecosistemas

Muchas enfermedades que aquejan a los humanos son zoonóticas. Inclusive se ha hipotetizado que el primer brote de Covid-19 en seres humanos ocurrió a través de murciélagos o pangolines, en un mercado de Wuhan, China. Es fundamental respetar las fronteras entre ecosistemas (no traspasarlas) para que no se llegue a la situación peligrosa de interactuar con animales con alto potencial de transmitir enfermedades a seres humanos, lo cual es desencadenado, en parte, por el tráfico ilegal de especies. “La gente no debería de importar especies exóticas para tenerlas como mascotas, pues esos animales deben de permanecer en su hábitat natural; de no ser así, nos arriesgamos a que haya más casos de zoonosis”, comenta Ana Lorena Gutiérrez Escolano, investigadora del Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav). Los animales con potencial zoonótico no causan enfermedades cuando están en su hábitat, sin ser molestados, pero los riesgos aumentan cuando hay un abuso del ser humano al penetrar en esos ambientes. “Ya sabemos que esos animales tienen patógenos potencialmente zoonóticos, entonces hay que respetarlos”, asevera Gutiérrez Escolano. De igual manera, esta científica suscribe la recomendación de la OMS de evitar el contacto con animales enfermos o muertos, además de cocinar adecuadamente los platillos que contengan carne o partes de animales. Las enfermedades virales siempre han existido y seguirán existiendo, por lo que la misión del ser humano es aprender a vivir con consideración al entorno, para no inducir desajustes ecológicos. “Hay una sola salud, que significa salud del humano, salud animal y salud del ambiente, pero cuando hay desequilibrio en estos tres componentes, surgen los problemas”, concluye Gutiérrez.

]]>