Chrome, Firefox, Edge… which is the best browser?

Chrome, Firefox, Edge… which is the best browser?


Hubo un tiempo en que la de los navegadores era una carrera limitada. Inicialmente fue dominada por Netscape Navigator y posteriormente –aunque hoy parezca algo impensable– por Internet Explorer. Así fue por casi una década, hasta la llegada de nuevos y más ambiciosos rivales: Safari en 2003, Mozilla Firefox en 2004 y Chrome en 2008 . Fue en 2012 cuando este último se convirtió en el amo y señor de las llamadas Browser Wars, una posición que no ha soltado desde entonces. En el décimo aniversario de esta hegemonía es buen momento para preguntarse si Google será capaz de extender su reinado o si estamos en la víspera de un cambio ante la creciente competencia.

El rey de la web Si por el número de usuarios nos vamos, Google no tiene competencia alguna. Su Chrome no sólo es el navegador más usado, sino que lo es por un margen muy amplio. Las estadísticas de Statcounter revelan que cuenta con el 63.06% de los usuarios, siendo Safari su más cercano perseguidor con un lejano 19.84%. Una preferencia de este tipo no es una moda ni mucho menos obra de la casualidad , sino una respuesta directa a la calidad palpable en diversas áreas. La primera son sus niveles de compatibilidad, avalados por la prueba HTML5 de la cual cumple 528 puntos de 555 . Opera le sigue peligrosamente cerca con 518 puntos, seguido de Microsoft Edge y Firefox con 492 y 491 respectivamente, y un poco más abajo Safari con 471. Muy rezagado en la carrera está Internet Explorer con apenas 312 puntos, una distancia que a nadie debería sorprender si consideramos que Microsoft lleva dos años trabajando en su descontinuación que finalmente se concretará en junio de este 2022. Más cerrado es el tema de la velocidad. Sitios como High Speed Internet coinciden en que Chrome ocupa la primera plaza en equipos Windows, mientras que Safari ostenta la posición de honor en los Mac. En ambos casos, la lista continúa en orden descendente con Microsoft Edge, Opera, Vivaldi y ¿Firefox? Sí, por extraño que parezca, el navegador estrella de la primera década del siglo XXI se ha tornado un poco lento con el tiempo. Esto no significa para nada que Firefox esté perdiendo la carrera. Tal vez no sea el navegador más veloz, pero vaya que es el más seguro gracias a su bloqueo de malware, así como a su uso de DNS encriptado sobre HTTPS. Es precisamente aquí donde Chrome podría encontrar su talón de Aquiles, no por falta de medidas, sino por un modo de operar que para muchos se ha tornado más que controvertido. Y es que aunque todos los navegadores son capaces de recordar y sincronizar todo tipo de información –contraseñas, historiales, favoritos– entre dispositivos, Chrome ingresa de manera predeterminada a sus usuarios a sitios propios como Gmail y YouTube, una comodidad que no es bien vista por todos al considerarlo un atentado directo contra su privacidad. Hablando de este tema que se ha convertido en una de las mayores preocupaciones del internet contemporáneo, Google anunció recientemente la implementación de Privacy Sandbox con la que se busca erradicar las viejas cookies de Chrome y utilizar un nuevo sistema más anónimo mediante una nueva API llamada Topics.
Read:  Prevent Mozilla from stealing your data when using Firefox with this trick
En la teoría suena bien, pero hay una desconfianza generalizada de que este tratamiento privado de datos sólo aumente el dominio del emporio digital.

¿Quién dominará el futuro? Con sus pros y contras, es un hecho que Chrome es el mejor navegador en la actualidad . Una etiqueta para el carácter general y que puede variar conforme a las necesidades particulares de cada persona: para los que buscan seguridad está Firefox, para los amantes de Apple viene bien Safari, para los que disfrutan la personalización se recomienda Vivaldi. ¿Significa esto que Google puede estar tranquilo con su dominancia? No del todo. Las llamadas Browser Wars parecían relativamente estables, hasta que Microsoft sorprendió con la jubilación de su añejo Internet Explorer que abrió las puertas para su renovado Microsoft Edge. Si bien los primeros meses fueron complicados, tanto por la competencia externa como por la nostalgia suscitada por el adiós de su antecesor, sus números han aumentado en muy poco tiempo alcanzar un 5.92% de usuarios en menos de dos años. Esto se debe sobre todo a su fácil operabilidad para la visualización de sitios, personalización de interfaz y manejo de seguridad, así como a su estupenda velocidad. Por esto mismo se confía que la cifra aumentará de un modo importante en este 2022 con la descontinuación oficial de Internet Explorer . No sólo porque pertenece al mismo desarrollador, sino porque cuenta con una modalidad IE que combina la vieja interfaz con los beneficios de este nuevo navegador. De hecho, el asalto ya comenzó. Así lo reportó TechRadar en diciembre de 2021, cuando informó que Chrome había empezado a perder usuarios en beneficio de Edge. Se desconoce, eso sí, cuántos regresaron a su viejo navegador y cuantos fueron cautivados por el nuevo. Aunque todavía es temprano para anticipar lo que sucederá, habrá que seguir muy de cerca el recorrido de este nuevo competidor que ha sorprendido a más de uno y podría terminar haciéndose con la gloria en esta carrera por el dominio del internet.]]>