A lo largo de 2021 nos hemos concentrado en la pandemia por COVID y la evolución que ha mostrado la vacunación; sin embargo, se dieron eventos desafortunados alrededor del mundo que nos tomaron por sorpresa. A continuación te entregamos un listado de ellos.

Erupción del volcán de Cumbre Vieja, La Palma 85 DÍAS DE ACTIVIDAD

La erupción del volcán Cumbre Vieja de la isla española de La Palma (Atlántico) ha finalizado después de 85 días de actividad, durante los que ha expulsado toneladas de lava que ha invadido miles de hectáreas y ha obligado a la evacuación de más de 2,000 personas. “La erupción ha terminado”, anunció el portavoz de Gobierno regional de las Islas Canarias, Julio Pérez, con lo que se pone fin a lo que probablemente es la mayor catástrofe de emergencia de protección civil en España en los últimos años. El volcán, que comenzó su actividad el pasado 19 de septiembre, llevaba más de diez días en silencio, pero los especialistas decidieron tomarse ese margen de tiempo para confirmar que finalmente había parado. Y eso se produjo el 24 de diciembre, día de Navidad. De hecho, fue el pasado 13 de diciembre cuando se detuvo la señal de tremor (temblor) y declinaron todos los parámetros. Durante 85 días, el volcán estuvo expulsando lava, cenizas y gases sobre el sur de la isla canaria de La Palma, y extendió sus coladas de lava por un paisaje verde y fértil, hasta llegar al mar. Durante este tiempo, la colada volcánica ocupó 1,219 hectáreas y se generaron dos deltas lávicos que ampliaron la superficie de la isla, uno de 43,46 hectáreas al sur de la erupción y otro de 5,05 al norte. Además, la lava destruyó 1,576 edificaciones según el recuento del catastro y 2,988 según las estimaciones del sistema de satélites europeos Copernicus, muchas de ellas viviendas, además de otras edificaciones como escuelas, iglesias o construcciones agrícolas.

Ola de calor deja cientos de muertos en Canadá Récords

Asimismo arrasó 370 hectáreas de cultivo, la mayoría plataneras, principal cultivo de la isla y del resto del archipiélago canario, pero también viñas y aguacates. Tampoco se puede olvidar el daño en las infraestructuras, con 73,8 kilómetros de carreteras destrozados, así como otras infraestructuras como conducciones de agua, luz y telefonía. Los daños fueron tan grandes porque se dio la circunstancia de que la erupción volcánica tuvo lugar en una zona habitada. En el transcurso de la erupción se produjeron diez evacuaciones, con 7,000 personas afectadas y seis confinamientos y en el aeropuerto de la isla fueron canceladas 500 operaciones por la presencia de ceniza. Otro ejemplo de la magnitud del volcán es que la altura máxima del cono llegó a los 1,131 metros sobre el nivel del mar en el punto más alto. La Columbia Británica en Canadá registró 486 muertes repentinas, tres veces la cifra usual, en medio de la ola de calor que azotó la región. También se dieron temperaturas inusualmente elevadas en el oeste de Estados Unidos, donde se registraron al menos 80 muertos, según la agencia AFP. En Canadá el miércoles 30 de junio, los termómetros alcanzaron los 49,6°C en el pueblo de Lytton, en la provincia de Columbia Británica, que se mantuvieron en un rango de temperatura similar hasta el jueves por cuarto día consecutivo. Lisa Lapointe, directora forense de la provincia, apuntó al clima extremo. “Si bien es demasiado pronto para decir con certeza cuántas de las muertes están relacionadas con el calor, es probable que el aumento significativo en las muertes reportadas (del 195% en comparación con otros años) sea atribuible al clima extremo que ha experimentado la Columbia Británica y continúa afectando a muchas partes de nuestra provincia”, dijo concretamente. Entre los últimos tres y cinco años, solo se habían producido en la provincia tres muertes por causas vinculadas al calor. Desde el viernes 25 de junio, la policía de la ciudad portuaria de Vancouver atendió a más de 130 muertes repentinas. En su mayoría las víctimas eran ancianos o tenían problemas de salud, y el calor fue un factor determinante. Muchos de los fallecidos, apuntó Lapointe said, vivían solos, en casas sin ventilación. El sistema climático se movió hacia las praderas canadienses, una región que se extiende a lo largo de las provincias de Alberta, Saskatchewan y partes de Manitoba.

Tornados arrasan en el sur de Estados Unidos
Terremoto de 7.3 grados en Indonesia

Al menos 80 personas murieron solo en el estado de Kentucky como resultado de los tornados que asotaron el centro y sur de Estados Unidos. El número total de muertos en Estados Unidos por las tormentas registradas fue de al menos 93. Kentucky fue barrido a lo largo de más de 320 kilómetros por uno de los tornados más largos registrados en Estados Unidos. En Mayfield, una ciudad de 10,000 habitantes parcialmente arrasada por el desastre, una fábrica de velas fue el centro de los esfuerzos de ayuda después de que su techo cediera ante los violentos vientos. Alrededor de 110 empleados trabajaban allí por la noche antes de las vacaciones de fin de año, y unos “40 de ellos fueron rescatados”, dijo Beshear, sin especificar la cantidad de empleados que lograron salir por su cuenta. “No estoy seguro de que veamos otro rescate”, dijo, sin embargo, esperando “un milagro increíble”. Beshear advirtió que los perros rastreadores aún estaban encontrando cadáveres. “Lo primero que tenemos que hacer es llorar juntos y lo haremos antes de reconstruir juntos”, expresó el gobernador de Kentucky en una conferencia de prensa. Un terremoto de 7,3 grados de magnitud estremeció el este de Indonesia, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS). El sismo tuvo su epicentro al norte de la isla de Flores, con una profundidad de 18,5 km, donde el movimiento desató el pánico. “Yo estaba en el campo. La gente corría en pánico. Yo me quedé quieto, asustado”, dijo Nuraini, poblador de la isla Adonara de Indonesia.

Read:  TikTok faces privacy investigations by the EU
Tifón Rai devasta Filipinas

Inicialmente no se reportaron muertes o daños significativos en las zonas afectadas por el temblor. “En los sitios cercanos al epicentro (…) aun es seguro, no ha habido daños”, declaró a Metro TV Gege Hadjon, jefe del distrito de Flores Este. El Centro de Alerta de Tsunami del Pacífico levantó la alerta de tsunami que había emitido tras el sismo. Indonesia experimenta frecuentes sismos y erupciones volcánicas debido a su ubicación en el “Anillo de Fuego” del Pacífico, un arco de intensa actividad telúrica que se extiende desde Japón hasta el sureste asiático. En 2004, Indonesia sufrió un devastador terremoto de 9,1 grados de magnitud en la costa de Sumatra, el cual provocó un tsunami que dejó 220.000 muertos en la región, incluyendo a 170.000 en Indonesia. En 2018, otro poderoso temblor sacudió la isla de Lombok, seguido de varios sismos más en las dos semanas siguientes que dejaron más de 550 muertos. Ese mismo año, un terremoto de 7,5 grados y un posterior tsunami en la isla Sulawesi dejaron más de 4.300 muertos o desaparecidos. Al menos 375 personas murieron tras el paso de Rai por Filipinas, el peor tifón que ha azotado este año al país. Al menos 500 personas resultaron heridas y 56 desaparecieron luego de que el tifón Rai arrasó el sur y centro del archipiélago, según la policía. La Cruz Roja Filipina reportó una “completa carnicería” en las zonas costeras golpeadas por Rai, que de casas, hospitales y escuelas “hechas trizas”.

Más de 300,000 personas abandonaron sus casas y hoteles de playa tras el paso de Rai, dejando a varias zonas sin comunicaciones ni servicio eléctrico, mientras en otros sitios arrancó techos y derribó postes de electricidad. “Nuestra situación es desesperada”, declaró Ferry Asuncion, un vendedor callejero en la ciudad de Surigao, devastada por la tormenta. Arthur Yap, el gobernador de la isla de Bohol, un popular destino turístico, informó que las víctimas fatales en la isla sumaron 94. En las islas Dinagat, el portavoz de la delegación provincial, Jeffrey Crisostomo, indicó a ABS-CBN que hay otros 14 fallecidos. Es probable que el balance aumente a medida que las agencias del gobierno comiencen a evaluar la totalidad del desastre. El tifón Rai azotó Filipinas con vientos de 195 km, se desplegarón miles de policías, militares, guardias costeros y bomberos para asistir en las búsquedas y rescate en las zonas afectadas. El ciclón se alejó avanzando por el mar de China Meridional y el domingo estaba frente a las costas de Vietnam avanzando hacia el norte. Maquinaria pesada, como retroexcavadoras y tractores, fue usada para ayudar a despejar carreteras bloqueadas por la caída de postes y árboles. Una evaluación aérea de los daños al norte de Bohol dejó “muy claro” que la gente ha sufrido mucho en términos de casas destruidas y pérdidas agrícolas, indicó Yap, quien declaró estado de emergencia en la isla. Por su parte, el papa Francisco al finalizar su oración dominical tradicional del Ángelus, expresó su “cercanía con el pueblo de Filipinas”, país en su mayoría católico, añadiendo que “pueda el santo Niño llevar consuelo, esperanza a las familias con más dificultades”, en referencia a la cercana Navidad.

]]>