‘Soonicorns’, the leaders of tomorrow

‘Soonicorns’, the leaders of tomorrow


(Expansión) – Buena parte de las discusiones financieras de los últimos años han girado alrededor de la consolidación de startups en unicornios. El selecto grupo de empresas que superan valuaciones de 1,000 millones de dólares ha captado nuestra atención porque cuentan historias de éxito, de desarrollo y de la fortaleza de países e industrias. Particularmente, en un mundo de mercados complejos y de alta competitividad e innovación. Sin embargo, igual de importantes son los soonicorns . Un club de empresas, altamente tecnológicas y disruptivas, que están próximas a dar ese gran salto tan anhelado por los emprendedores. Pero su relevancia no acaba ahí, es necesario entenderlos como los próximos referentes de sus industrias y quienes marcarán las pautas de diversos sectores a lo largo de los próximos años.

El gran salto El fantasma de la recesión

Esto es especialmente notorio en el sector fintech . No es fortuito que las startups de esta industria encabecen la mayoría de las listas de unicornios y soonicorns . En México y América Latina el número de empresas de este tipo crece a doble dígito y día a día ganan participaciones importantes en el mercado financiero de la región. El paso hacia la transformación de un unicornio comienza con una gran idea. Se trata de empresas que ven una oportunidad en un mercado atomizado, de baja profesionalización o que ha olvidado sistemáticamente a poblaciones para atender necesidades de usuarios específicos. Las fintech se han posicionado en México y América Latina tan exitosamente porque han logrado cumplir estos tres aspectos. Pero en la medida que algunas empresas se establecen como soonicorns , deben tomar en consideración que es necesario planear adecuadamente para consolidar esos crecimientos y desarrollos. Salir a Bolsa o levantar capital de riesgo implica una disciplina administrativa que muy pocos están dispuestos a implementar. Por ello, no es de sorprender que estas compañías son las que terminan por marcar los ritmos y tendencias de la industria fintech en su conjunto. Los unicornios probaron antes su modelo de negocio y captaron pedazos importantes de un mercado. En ese sentido, los soonicorns deben mostrar tesón constante para alcanzarlos. Desarrollar sus productos a un grado de perfección tal que parezcan infalibles. Además, ofrecer certeza y certidumbre a futuros inversionistas mediante su posicionamiento en un sector fintech cada vez más competido. No es una tarea fácil. Los scoonicorns (aún sin la anhelada valuación) tienen un gran peso encima: ver materializado su sueño de entrar al club de empresas mitológicas. Pero parece ser que el camino es cada vez más complejo. Por un lado, la competencia es alta y por otro, la inflación mundial ha traído en diversos mercados rumores y un temor de recesión. Esto ha hecho que muchos fondos de capital de riesgo se vuelvan más selectivos en sus futuras apuestas, lo cual podría reducir las posibilidades de los soonicorns de alcanzar la categoría de unicornio. No las elimina, pero sí las hace más complejas. Ante ello, estas compañías requieren de herramientas tecnológicas y estrategias novedosas para consolidar su crecimiento y ganar la confianza de futuros inversionistas.

Read:  High tax burden on mining will generate capital flight
Crecimientos del ecosistema

Cabe destacar que los soonicorns no florecen en un vacío. Por el contrario, se han ido consolidando en la medida que se hacen valer de tecnología, infraestructura y modelos novedosos de colaboración y competitividad que están altamente presentes en el ecosistema fintech . Por ejemplo, el Open Banking ha sido un catalizador importante para el sector. A través de la compartición de datos de instituciones financieras, tanto a nivel agregado como transaccional, es que se ha generado un ambiente de conocimiento exhaustivo de los usuarios que componen el mercado. Esto permitió que los soonicorns sepan exactamente cuáles son las necesidades de sus clientes y, con ello, pudieron perfilar sus productos y servicios para posicionarse por encima de la competencia. Asimismo, se han valido de interfaces de programación de aplicaciones -conocidas como APIs- para construir puentes de comunicación constantes, en tiempo real y con capacidades de procesamiento inauditas, robusteciendo el ecosistema en su conjunto. Algo que lleva a que, en potencia, toda startup fintech sea candidata natural -con ingenio, buena gestión y financiamiento- al club de los soonicorns para eventualmente transmutar en unicornios. Nota del editor: Nick Grassi es Co-CEO de Finerio Connect. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]>